Con mochila por Kathmandú

¿Cómo tramitar el visado de Nepal en Kathmandú?

El visado para Nepal es uno de los más fáciles de sacar, al ser “on arrival” se tramita en el mismo aeropuerto justo antes de pasar el control policial.
Cuando sales del avión entras en una sala muy grande dónde encuentras los dos documentos que tienes que rellenar. Aunque no fue nuestro caso, puede ser que alguno de los dos te lo den en el avión antes de aterrizar.

Una vez has rellenado los dos documentos tendrás que hacer la cola para entregarlos junto con tu pasaporte, dos fotos de carnet (si no llevas fotos hay unas maquinas que te sacan la foto y te permiten insertarla digitalmente al documento que hay que rellenar, en este caso rellena únicamente el papel más pequeñito) y el dinero para pagar tu visa (aceptan euros o dólares y sólo nos dejaron en efectivo aunque ponía que aceptaban tarjeta de crédito).
El precio del visado de 15 días es de 25$, el de 30 días es de 40$, y el de 90 días de 100$ .
Con el recibo del pago de tu visa debes dirigirte a la zona del control policial y ya solo te quedará el sello en tu pasaporte.

Recorriendo Kathmandú

La zona mochilera por excelencia de Kathmandú es Thamel, situado a unos 7kms del aeropuerto es donde se encuentra la gran parte de backpackers, restaurantes, agencias turísticas y comercios de todo tipo (especialmente los de material de montaña). Para llegar desde el aeropuerto la mejor forma es en taxi, en la misma salida de la terminal tienen un precio turista fijo de 500rs, pero si te alejas un poco de la zona y vas parando puedes conseguir un mejor precio, nosotros pagamos 260rs.

Nuestra primera noche en Kathmandú la pasamos en el Namaste Nepal Hostel, la habitación doble con baño privado y desayuno nos costó 1600rs. El hotel estaba bastante bien, muy limpio y con una bonita terraza arriba el único inconveniente el precio, que aunque no era carísimo se alejaba bastante del presupuesto que teníamos en mente para un viaje tan largo.
Para las siguientes noches nos fuimos a Kathmandú Light Hostel, un backpacker con habitación y baño compartido para 8 personas por un precio de 300rs cada uno.
Estaba muy bien en cuanto a limpieza y ubicación, la única pega es que era tan céntrico que desde la habitación se escuchaba bastante jaleo hasta bien tarde.

Cómo dato interesante, los cajeros de Nepal cobran 500Rs de comisión por transacción independientemente de si tu banco te cobra comisión por el cambio de moneda o no (en nuestro caso a través de Revolut nunca pagamos comisión en ningún país), pero aquí nos veíamos obligados a pagar las 500Rs cada vez que queríamos sacar efectivo. Además la cantidad máxima para sacar en los ATM es de 35.000Rs. Finalmente, preguntando y probando, encontramos un ATM que pertenecía a “Prabha Bank” en el que pudimos ir sacando efectivo sin ningún tipo de tasa, y daba igual sacar 1.000Rs o 35.000Rs, fuimos varias ocasiones y nunca pagamos!
Este banco se encuentra muy cerca de la embajada de la India, si preguntáis por allí seguro que os indican…adjunto foto del edificio del banco para que sirvan de referencia.

¿Qué hacer en Kathmandú y alrededores?

– La Plaza Durbar es el centro histórico de Kathmandú y alberga un conjunto de monumentos y palacios en pocos metros cuadrados, se llega andando fácilmente desde Thamel. Para entrar a la zona hay una especie de taquilla que a los turistas les quieren cobrar 300rs por persona, pero como al final es en medio de la calle nosotros discutimos un poco diciéndoles que sólo íbamos a comer a un restaurante y que no queríamos visitar nada y no estábamos dispuestos a pagar la entrada, lógicamente no nos dieron el mapa de la zona pero nos dejaron pasar.

Budhanath es una de las “stupas” budista más grande del mundo, se encuentra en el pueblo de Boudha, zona que sirvió de refugio para muchos exiliados tibetanos situada a unos 7 kms de Kathmandú. Para llegar cogimos un bus local en “Kantipath bus stand” aunque los locales la conocían como “Jamal bus stand”, por 25rs y para volver el bus cuesta lo mismo y se coge en los alrededores del templo y te deja en el centro de Kathmandú.
La stupa esta situada como en una plaza, con un montón de restaurantes y tiendas de souvenirs alrededor. Todas las calles de acceso a esta plaza, de nuevo tienen unas casetas que quieren cobrar 250rs solo a los turistas, como las mismas calles están repletas de tiendas aprovechamos que había gente sacando el ticket para entrar a una de las tiendas, y de esa a la de enfrente y así hasta estar frente a la “stupa”.
Para visitarla es importante tener en cuenta que si le damos la vuelta a la plaza debemos hacerlo en sentido de las agujas del reloj, aunque no practiques su religión debemos respetar a todos los budistas que están allí por motivos religiosos.
La mayoría de restaurantes tienen una terraza en la planta superior donde podemos comer o tomar algo, una buena opción para tener otro punto de vista de la “stupa”.

Mountain Flight fue uno de los caprichos caros que nos quisimos dar en el viaje y consiste en un vuelo por la zona más Este de la cordillera del Himalaya (Manaslu, Everest,..) que era la parte del país que no íbamos a recorrer y no nos queríamos ir de Nepal sin ver esas míticas montañas, además de esta forma no solo íbamos a verlas sino que las íbamos a sobrevolar! El mejor precio que conseguimos por el vuelo tras recorrer y recorrer por diferentes agencias de viajes fue de 160$, que en el momento que hicimos el cambio fueron 16.600rs por persona. Lo contratamos con “Himalayan Little budha” agencia situada en la zona de Thamel. El vuelo lo hicimos con la compañía Simrik Airlines y aunque no estamos seguros pero creemos que este vuelo se puede comprar directamente con la compañía a través de internet seguramente por un precio más económico, lo pensamos demasiado tarde…
Estos vuelos son como un vuelo local, que salen del aeropuerto domestico de Kathmandú y tu mismo tienes que presentarte allí y pasar los controles como si fueras a coger cualquier otro vuelo (la agencia lo único que hace es tramitarte el billete). La duración del vuelo es de aproximadamente 1 hora y la hora de despegue suele ser sobre las 6 de la mañana. La experiencia almenos en un día despejado como el que nosotros encontramos fue muy buena y supongo que ya la misma compañía no realizará el vuelo si las condiciones meteorológicas y la visibilidad nos son buenas para ese día.
El pequeño avión que sobrevuela esos nevados picos tiene capacidad para unos 17 pasajeros y los asientos están repartidos en dos filas, una a cada lado y lógicamente todos los asientos con ventana. La única triple es la última fila, que lleva un asiento en medio y que cuando pregunte a la azafata me dijo que ese billete costaba la mitad de precio (dato que me hizo pensar que se podían adquirir los billetes por cuenta propia) y bajo mi punto de vista es una muy buena opción porque ese pasajero acaba mirando por ambos lados así que lo ve todo igual. Durante el vuelo todo el mundo se iba moviendo de unas ventanas a otras incluso dejaban acercarse a la cabina del piloto que era abierta y poder ver desde las ventanas delanteras, una experiencia alucinante!

Bhaktapur: a unos 13kms de Kathmandú se encuentra este histórico pueblo que te ayudará a desconectar del kaos de la capital. Es un pueblo muy tranquilo y con varios templos y puntos de interés que visitar. Para entrar al centro del pueblo por las calles principales hay varias taquillas en las que te harán pagar 1500rs por persona, mapa incluido. Nosotros no quisimos pagar esa cantidad totalmente desorbitada en comparación con los precios nepalís y buscamos un callejón alternativo por el que entrar al casco antiguo sin pagar la entrada. Pudimos visitar todo igual sin problemas.
Para llegar cogimos un bus local en la estación de “Bhaktapur bus park”, el trayecto dura una hora y pagamos 25rs cada uno. Para volver hay muchos mas buses o vans en los alrededores que van hacia Kathmandú, el precio fue el mismo. Si tienes varios días en Kathmandú merece la pena ir.
Aunque nosotros no pudimos ir por falta de organización, desde Bhaktapur se puede llegar en bus a Nagarkot, un pueblo de montaña famoso por tener una buenas vistas de los Himalayas sin alejarte mucho de la capital. Como no da tiempo de ir y volver en un día, debes pasar una noche allí.

Kathmandú nos sirvió también para tramitar el permiso del trekking del circuito de los Annapurna y el visado para la India, que sería nuestro siguiente destino. Debido al largo proceso de tramitación del visado, tuvimos que ir y volver varias veces a la capital. La primera fue hacia Sauraha dónde pasaríamos unos días en el Parque Nacional de Chitwan y la siguiente hacia Pokhara para hacer el trekking. Entra en los links si quieres saber como tramitar alguna de las documentaciones o como ir y volver desde dichos pueblos a Kathmandú.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *